Monday 24 January 2022
  • :
  • :

En busca del récord | Bárbara Hernández nadará 2,5 km. aguas gélidas en la Antártica

Bárbara Hernández busca romper nuevo récord al nadar en la

Antártica

 Considerado uno de los nados más extremos que se ha realizado en el mundo, en febrero la
Sirena de Hielo buscará romper un nuevo récord Guinness al ser la primera persona en
nadar 2,5 km en Bahía Paraíso, en la península Antártica.
Chile, 11 de enero de 2021.- Nadando en aguas extremadamente gélidas, con temperaturas de
alrededor de -2º Celsius, la chilena Bárbara Hernández se ha preparado para entregar al país un
nuevo récord, al ser la primera persona en nadar 2,5 kilómetros en la Antártica, la mayor distancia
en la historia. La nadadora, conocida como la “Sirena de Hielo”, zarpará al continente blanco en
febrero para realizar la hazaña, sin traje de neopreno ni protección térmica, en un tramo ubicado
en Bahía Paraíso, en la península Antártica.
Moviéndose entre bloques de hielo, la deportista busca visibilizar el deshielo polar y hacer un
llamado a proteger el entorno, anhelando frenar el calentamiento global. “Estamos en una carrera
contra el tiempo. Este lugar necesita protección, todo nuestro futuro depende de ello.
Necesitamos acciones concretas que detengan el derretimiento de los hielos, imprescindibles para
la supervivencia de nuestros ecosistemas”, explica Bárbara Hernández. A esto, agrega que “la
geografía de la Antártica ha tenido cambios importantes; donde hace 15 años había campos de
hielo, hoy hay barro, por lo que es clave cuanto antes lograr que sea área marina protegida”.
La nadadora y psicóloga de 36 años, busca convertirse en la primera sudamericana en nadar los
siete océanos, de los cuales ya lleva cuatro: el estrecho de Gibraltar (entre España y Marruecos), el
canal de Catalina (EEUU), el canal de la Mancha (entre Francia e Inglaterra) y el canal de Molokai
(Hawái).
En 2021, en plena pandemia, realizó dos grandes desafíos: en mayo se convirtió en la primera
sudamericana en cruzar el canal Molokai, y luego en agosto fue la primera latinoamericana en
completar la prueba de dar dos vueltas alrededor de la isla de Manhattan. No sólo eso, el año
pasado también fue elegida la mujer del año por la World Open Water Swimming Association, y
escogida entre los 100 jóvenes líderes por la revista Sábado de El Mercurio. La deportista nacional
ha recibido más de 100 medallas en su carrera, y en 2017, 2018 y 2019 obtuvo el primer lugar del
ranking de la International Winter Swimming Association.
El desafío Antártica será apoyado por Imagen de Chile, la Coalición para la Antártida y el Océano
Austral (ASOC, su sigla en inglés) y la Armada de Chile.
“El mundo ya conoce Chile por sus increíbles paisajes y geografía. Queremos que nos conozcan
también por nuestras personas y lo que pueden lograr gracias a su talento, su visión y capacidad
de contribuir para crear un mejor futuro para el mundo, y Bárbara Hernández es un claro ejemplo
de esto”, aseguró la directora ejecutiva de Imagen de Chile, Constanza Cea. “En este gran desafío
que realizará, confluyen factores relevantes que nos unen como chilenos y que desde Imagen de

Chile queremos mostrar al mundo. Primero, nuestra capacidad de sobreponernos a grandes
desafíos; segundo, la importancia del cuidado de nuestro territorio y de las amplias zonas
marítimas protegidas y dedicadas a la conservación que tenemos en Chile; y, en tercer lugar, que
somos la puerta de entrada a la Antártica, el continente del futuro”
Los riesgos del nado
Bárbara Hernández es una nadadora con una mentalidad implacable, lo que le permite a su
organismo soportar los -2º grados de esas aguas, que no se congelan debido a la salinidad del mar.
“El cuerpo de Bárbara puede llegar a los 33º Celsius en estado de hipotermia. Con esa
temperatura, una persona común y corriente podría morir de inmediato”, sostuvo Paulina Álvarez,
miembro del equipo técnico, quien estará a cargo de la recuperación de la campeona mundial. “La
idea es que este sea el nado más rápido que haga debido a la peligrosidad que implica, por lo que
no podrá comer ni beber nada mientras lo lleve a cabo”.