Thursday 13 May 2021
  • :
  • :

La vuelta a clases: Especialistas del Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ entregan recomendaciones a los padres

La vuelta a clases: Especialistas del Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ entregan recomendaciones a los padres  

 Médicos del establecimiento aseguran que el regreso a clases es esencial para los niños, y entregan sugerencias para que este proceso sea positivo para la familia

 

Hospital Dr. Gustavo Fricke SSVQ entrega algunas recomendaciones para que los padres enfrenten de la mejor manera el año escolar. Y lo primero, a juicio del Dr. Claudio Cisterna, Jefe Servicio de Pediatría del Hospital, es volver a clases: “Sabemos que es muy bueno, no solo por el hecho educativo, sino que el niño en el colegio socializa, aprende a interactuar, normas sociales, que es como vamos a vivir; excepto en estas épocas como pandemia, habitualmente vivimos en grupo, en sociedad y los niños necesitan de este aprendizaje social, emocional, para poder contenerse y regularse”.

 

Respecto a los temores paternos, el pediatra explica que “hay dos elementos importantes: los niños no contagian más que el resto de la población. Por lo tanto, este mito que dice que los niños contagian mucho, no es así. Si el niño va a colegio y sabemos que es vector de la enfermedad  vamos a tener a las personas de mayor riesgo vacunadas, los abuelos, los pacientes crónicos, y eso nos da una cierta tranquilidad. Por lo tanto, cuando los niños vuelvan al colegio, que muchos van a volver, lo más probable es que los profesores ya estén vacunados, por lo tanto, van a  estar protegidos, y la gente de riesgo de esa familia también probablemente van a estar vacunados”.

 

Aporte de los padres en el retorno a clases

 

El Dr. Cisterna enfatiza que “tenemos que empezar a retomar nuestras vidas con los elementos y los cuidados que conocemos pero la presencia de los niños en el colegio  es mucho más que sentarse en el aula a escuchar al profesor. Es una experiencia  humana, relacional, que permite crecer en el pertenecer al grupo, en lo emocional, también así es que tenemos que ayudar a los profesores, a todos los que están haciendo que esto sea posible como papás para que esto ocurra. Y por supuesto, la labor fundamental de los padres de informarles a sus hijos que estamos en pandemia, que esto va a durar un tiempo largo,  la importancia de la vacuna y mantener las medidas de distanciamiento, de lavado de manos y uso de mascarilla en forma adecuada”.

 

Por su parte, la neuróloga infanto juvenil Dra. Valeria Rojas, destacó especialmente la importancia del inicio de la educación pre escolar presencial: “Son los primeros 4 años de vida donde se estructura el cerebro, son los años más importantes de la vida de los seres humanos desde el punto de vista neurológico, sabemos que las habilidades se desarrollan en la interacción humano – humano. Porque esas habilidades se ganan en contacto con otros niños. La primera infancia es la que está en más riesgo  de perder habilidades cerebrales superiores que pueden determinar dificultades en su futuro”.

 

Exposición a las pantallas

 

Asimismo, la especialista invitó a los padres a reducir el tiempo de los niños frente a la pantalla: “Sabemos que el uso indiscriminado de pantallas en tiempo y en contenidos genera síntomas muy parecidos al déficit atencional, distractibilidad, irritabilidad, falta de concentración. Sumado al déficit de sueño que también genera esos síntomas. Y el déficit de sueño va muy asociado al uso excesivo de pantallas. Cuando tenemos un niño que pudiera tener un síndrome de déficit atencional tenemos que preguntarnos, cuánto duerme,  qué ve de pantallas, cuántas horas ve de pantallas”.

 

En esa línea, hizo importantes recomendaciones: “De cero a dos años, los niños no deben estar expuestos a pantallas.  Sí se puede usar la pantalla como un medio de comunicación, por ejemplo que un niño vea y hable por una video llamada con  sus abuelitos, con sus seres queridos. Eso no se considera como tiempo de exposición a pantalla. Entre los dos y los cinco años, una hora de pantalla y después de los 6 años son dos horas de pantalla siempre acompañado de los padres y con contenido”.