Saturday 18 September 2021
  • :
  • :

Salud Mental en el trabajo -cultura del bienestar- burnout- desgaste profesional

¿Qué es el burnout y cómo nos afecta en el trabajo?
Es una especie de depresión por estrés y experiencia extrema del mismo que tiene
un impacto no sólo a nivel personal y laboral sino también organizacional.
Hace poco más de dos años, la Organización Mundial de la Salud reconoció al burnout
o síndrome de desgaste profesional como una enfermedad. Se sabe de su existencia
hace casi 50 años, cuando este estrés laboral crónico comenzó a ser investigado por el
psiquiatra estadounidense de origen alemán, Herbert Freudenberger.
Pablo Mardones, académico de la Facultad de Psicología de la Universidad San
Sebastián dice que el burnout “es un estado de desgaste que se caracteriza por la
sensación de fatiga crónica y en un nivel extremo. Puede llevar a la aparición de
problemas afectivos, preocupación constante, cuadros de ansiedad y desde el punto de
vista cognitivo, pueden aparecer déficits de memoria, atención y concentración”.
Asimismo, en el plano conductual se manifiesta a través de una disminución en el
desempeño de las personas en sus labores o funciones.
Por eso, el psicólogo enfatiza que hay que entenderlo como “una experiencia extrema del
estrés” que va acompañada de agotamiento, inefectividad y percepción o falta de logro de
las personas en el trabajo y en ese sentido “podría ser descrito como una especie de
depresión por estrés”. A esto hay que sumar la aparición de ausentismo, presentismo y
eventualmente el consumo de drogas, alcohol u otras sustancias.
Mirada organizacional
Pablo Mardones indica que el burnout también tiene un impacto en el plano
organizacional porque se produce una merma en el desempeño de la persona afectada,
junto con mayores niveles de ausentismo, problemas en las relaciones interpersonales y
más tensiones al interior de los equipos de trabajo.
En la actual situación de pandemia, hubo un cambio en el lugar de trabajo, lo que ha
generado incompatibilidad o conflicto de roles en el hogar. Además, la ausencia de la
comunicación cara a cara ha provocado un distanciamiento y cierto aislamiento social
“Se produce un incremento de las demandas laborales, conflictos de roles, problemas
para compatibilizar la vida familiar y personal y los tiempos de conexión a internet para
trabajar se vuelven más difusos, lo que va generando un desgaste”, afirma el psicólogo.
Por eso, el académico de la USS enfatiza que es muy importante que las organizaciones
se preocupen de la salud mental y luego de hacer un diagnóstico impulsen políticas
internas para abordar este problema.